Productividad y GTD

5 maneras en las que estás matando tu productividad y cómo revivirla

AUTOR: Kayla Matthews

¿Quieres impulsar su productividad personal?

Organízate con eficacia. Sin estrés.

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Decision fatigue

Es viernes por la tarde, te mueres por llegar a tiempo a la hora feliz… pero la presentación comercial para el lunes está incompleta en tu escritorio. Una vez más, el día se te ha escapado. Ahora te sientes culpable cuando llega la hora de salir. ¿Por qué no consigues hacer todo lo que tienes que hacer?

Si tu productividad no alcanza, es probable que haya malos hábitos y mentalidades negativas en tu vida. Como los vampiros, chupan tu energía y tiempo hasta que te sientes como una cáscara hueca y estresada. Deja esas actitudes a un lado y hazte cargo de tu agenda.

1. Estás muy distraído

Puede que pienses: “Sólo voy a echar un vistazo a mi móvil un segundo”. Sin embargo, lo que consideras una distracción momentánea implica un proceso intelectual más sofisticado. Tu mente tiene que seleccionar, procesar, codificar y almacenar la información de esta nueva entrada sensorial, un procedimiento incompatible con la concentración de la tarea en curso. Por eso la multitarea no funciona.

Para aumentar tu productividad, sigue estos tres pasos:

  1. Guarda el teléfono bajo llave: Si tienes que tener tu teléfono en el trabajo, guárdalo bajo llave en un cajón. Los iconos de notificación en la pantalla crean una necesidad pavloviana de revisarlos, incluso si usas el modo silencioso.
  2. Cierra la puerta: La charla de los colegas puede desviar tu atención. Si estás en un cubículo, invierte en auriculares con cancelación de ruido. Como bonus, también son un signo visual de “no molestar”.
  3. Usa un temporizador: Todo el mundo tiene una capacidad de atención limitada, y usar un temporizador te da un descanso psicológico. Puedes retarte a ti mismo a completar lo máximo posible en el tiempo asignado.

Además, siéntete libre de tomar una taza de café de vez en cuando. Mientras no te excedas, la cafeína proporciona un aumento de la productividad cuando estás cansado.

2. Has adoptado una mentalidad fija

Cuando te encuentras con un proyecto difícil, ¿cuál es tu primer pensamiento? Si te rindes rápidamente cuando las cosas se ponen difíciles, adoptas una mentalidad fija, lo que te lleva al fracaso antes de empezar. En lugar de reaccionar a una nueva forma de hacer algo con “eso es raro”, aprende las razones por las que esta innovación es mejor.

¿Qué beneficios conlleva su uso? Trabajar continuamente en nuevas y desafiantes tareas te acerca un paso más a aprender a hacerlas más eficientemente.

Como líder de equipo o director de proyectos, es esencial aprender continuamente nuevos conceptos y tecnologías, ya que es la única manera de mantenerse al día con las demandas siempre cambiantes del trabajo. Los product managers pueden mejorar sus habilidades de gestión y perfeccionar sus conocimientos técnicos volviendo a la universidad, asistiendo a un seminario o realizando un curso.

3. Te comparas con otros

Si estás gastando energía mental para seguir el ritmo de los que te rodean, estás desperdiciando uno de tus recursos más valiosos: tu concentración. Compararte con otros es una pérdida de tiempo porque, no importa cuánto lo intentes, no puedes convertirte en otra persona. Todo lo que haces es crear un estrés y ansiedad innecesarios que te impiden tener éxito.

En lugar de compararte con lo que hacen los demás, desafíate a ti mismo a competir contra la persona que mejor conoces, tú. No pases de cero a correr un maratón de la noche a la mañana. En vez de eso, comprométete a hacerlo un poco mejor cada día.

4. Sufres la fatiga de la decisión

Tomas un montón de decisiones a diario, a menudo sin darte cuenta, y el estrés de esta actividad mental va sumando. Piensa en la última vez que tuviste un día difícil mentalmente, y tu pareja te preguntó qué querías para cenar. Si la perspectiva de elegir comida china o pizza te dejó agotado, tienes fatiga de decisión.

Para evitar sentirte abrumado y perder productividad, elimina las decisiones menores siempre que sea posible. Elige tu ropa la noche anterior para no empezar el día eligiendo un conjunto. Prepara las comidas para que los almuerzos de la semana sean fáciles.

5. No tomas suficientes descansos

Trabajar durante largos períodos de tiempo sin descanso conduce al estrés y al agotamiento. No puedes ser más productivo cuando te sientes agotado. Los descansos aumentan la productividad y la creatividad, así que levántate y muévete a lo largo de tu jornada laboral. Sal a almorzar también, en lugar de comer en tu escritorio.

¿Has trabajado horas extras durante un mes, sacando tiempo adicional y renunciando a tu habitual tiempo libre? Si es así, programa una semana de descanso duramente ganada y date el gusto de tomarte unas vacaciones. Visita la playa, donde puedes relajarte en la arena y bailar sobre las olas. También puedes ir al norte si prefieres esconderte en las montañas.

Cambia estas actitudes para mejorar tu productividad

Si su productividad se está quedando atrás, prueba los cinco consejos anteriores. Superarás tu rendimiento por hora y disfrutarás de más satisfacción al final del día.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.