Productividad Personal

La psicología de los objetivos a largo plazo: Por qué evitas los deseos que más te importan

AUTOR: Karen Guardiana Tags Ciencia Trabajo y Vida Objetivos

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

Organízate con eficacia. Sin estrés.

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

¿Trabajas desde casa? ¡Mejora tu productividad!

Encuentra el equilibrio entre el trabajo y lo demás

Long term goals

A menudo, nos fijamos objetivos a largo plazo para conseguir recompensas diferidas pero muy beneficiosas, como la seguridad financiera o la mejora de la salud. Sin embargo, aunque la mayoría de nosotros somos conscientes de las ventajas que conllevan, a muchos nos cuesta alcanzarlos.

Muchas de las personas que deciden perseguir sus objetivos acaban abandonándolos, y otras ni siquiera llegan a empezarlos. De hecho, del 20 por ciento de personas que se fijan objetivos, sólo el 30 por ciento consigue alcanzarlos del todo.

En este artículo, repasamos los estudios psicológicos del último siglo para entender qué es lo que impide a las personas perseguir el éxito.

No es tanto el talento como el trabajo duro

En 1869, Francis Galton estudió a grandes personajes del deporte, la política, la música y el arte para determinar qué factores contribuyen a su éxito y descubrió que los logros son el resultado de una combinación de tres hechos: la habilidad, el empeño y el trabajo duro.

Esto fue respaldado por estudios más recientes, especialmente los de la famosa autora Angela Duckworth y sus colaboradores. En estos estudios, Duckworth y los coautores Katherine Von Culin y Eli Tsukayama combinaron el entusiasmo y el trabajo duro en un rasgo de personalidad llamado “grit”.

Establecieron que las personas que tienen más grit tienen más probabilidades de destacar en áreas académicas, vocacionales y ocupacionales. Y no, no es el talento lo que determina si una persona tiene grit o no. De hecho, las personas con grit tienen el mismo talento o incluso menos que sus pares con menos grit.

La forma en la que enfocas tus objetivos es aún más importante

Hay dos aspectos que condicionan el grit de una persona: el interés y el esfuerzo. La combinación de ambas dicta la intensidad con la que se aborda un objetivo. Duckworth define de forma ejemplar el grit como la pasión y la perseverancia mantenida en el tiempo para alcanzar un objetivo. El grit orienta la forma de pensar, actuar o sentir y tiende a permanecer estable durante un periodo de tiempo, a menos que sea anulado por otros factores más dominantes, como un cambio en las motivaciones de la persona.

Mientras que el grit influye en tu actitud hacia la consecución de los objetivos (si eres más propenso a procrastinar o a terminar todo lo que tienes que hacer al final del día), es la motivación individual la que determina dónde decides enfocar ese grit.

Tus motivaciones internas dictan lo que quieres o necesitas, lo que consideras importante, lo que deseas intrínsecamente y lo que valoras en la vida. Al igual que el grit, esto tiende a permanecer constante a lo largo de la vida de una persona.

Esto significa que mientras que para alguien una vida feliz puede consistir en acumular tanta riqueza como sea posible, otra persona puede creer que es más importante encontrar un propósito más profundo, incluso si eso significa caer en la pobreza.

Borghans, Duckworth, Heckman y ter Weel creen que “la forma en que las personas se comportan, piensan y sienten está determinada por lo que quieren”, lo que significa que el grado de grit de una persona depende de lo que en el fondo desea.

La motivación individual se manifiesta sobre todo en la búsqueda de la felicidad de una persona. Seligman (2002) sostiene que hay tres maneras en las que una persona se acerca a la felicidad:

  1. Hacia el placer
  2. Hacia el sentido
  3. Hacia el compromiso

Se pueden perseguir por separado o en combinación y, por lo general, las personas se diferencian entre sí por los caminos que escogen.

El placer es un rasgo humano instintivo (Freud, 1920). Es normal que la gente busque el placer y evite las experiencias desagradables. Para algunas personas, esto se ha convertido en su enfoque por defecto hacia la vida en general.

Por eso vemos a personas que engañan a sus cónyuges a pesar de saber que pueden arruinar su matrimonio, o personas que derrochan en artículos innecesarios incluso cuando saben que a la larga les costará sus ahorros para la jubilación.

Mientras tanto, las personas que piensan que la única forma de ser feliz es encontrar un sentido tienden a esforzarse por alcanzar objetivos que les ayuden a cultivar las virtudes y la armonía con su “espíritu interior”, incluso si eso conlleva inconvenientes e incomodidades.

Las personas que eligen la ruta del sentido suelen ser aquellas que persiguen objetivos que les permiten sacrificar su tiempo y esfuerzo para servir a los demás.

El tercer enfoque se basa en el compromiso, según el modelo de la popular investigación de Mihaly Csikszentmihalyi sobre el Flujo o un “estado de completa absorción y pleno dominio en actividades muy desafiantes y altamente especializadas”.

Esto se aplica a las personas que encuentran la felicidad en estar inmersas en su trabajo y que a menudo olvidan el paso del tiempo.

¿Cómo se relaciona todo esto con el grit?

Las personas que dan prioridad al placer en la vida son las menos propensas a permanecer fieles a sus objetivos. A pesar de la pasión con la que persiguen sus objetivos al principio, en el momento en que se encuentran con un reto o encuentran otra actividad que despierta su interés, abandonan.

Por otro lado, las personas cuyas motivaciones principales son encontrar el sentido de las cosas son más propensas a aguantar la parte difícil del proceso, desarrollando sus habilidades y virtudes a lo largo del tiempo, creyendo sinceramente que lo están haciendo por un propósito más importante.

Los que están motivados por el compromiso están especialmente inclinados a mantener su esfuerzo hacia objetivos a largo plazo porque sólo obteniendo una alta competencia pueden satisfacer su deseo de felicidad.

Este tipo de personas se esforzarán incansablemente durante largas horas de duro trabajo con el fin de sentir que están “en la zona”.

Todo esto explica de forma convincente por qué la gente va detrás de unas cosas o de otras. Pero no podemos concluir este análisis sin hablar de la experiencia. La experiencia es una gran maestra que puede regular nuestras motivaciones e influir en nuestra forma de abordar las situaciones.

Tu mentalidad importa

Supongamos que te has criado en un hogar competitivo en el que se da mucha importancia a ganar. Es posible que te conviertas en un adulto con espíritu competitivo, pero como la mayoría de los niños que se han criado en ese tipo de entornos, también puedes ser muy consciente de las consecuencias negativas del éxito, como los celos, la presión de tus padres y compañeros, la carga de responsabilidades y la explotación por parte de los demás.

En algunas personas, esto puede convertirse en Miedo al Éxito.

Por otro lado, aquellos que han tenido una experiencia previa de fracaso y todas las consecuencias negativas que conlleva, como el rechazo social y la vergüenza, también pueden tener que enfrentarse al Miedo al Fracaso.

Mientras que algunas personas ven el fracaso como una experiencia de aprendizaje, los que tienen Miedo al Fracaso ven el fracaso como un castigo personal.

El miedo a fracasar adopta tres formas:

  • Miedo a la pérdida de autoestima
    Fracasar en la consecución de algo por lo que has trabajado te obliga a reevaluar lo que antes considerabas una imagen estable de ti mismo. Esto puede suponer un duro golpe para tu autoestima y confianza.
  • Miedo a la devaluación social
    Se refiere a las consecuencias sociales negativas que se perciben por no conseguir un objetivo, como el rechazo social, ser considerado incapaz y ser expulsado de un círculo social en el que el objetivo se considera importante.
  • Miedo al castigo sin relación al ego
    Ser despedido o perder dinero son sólo algunos de los castigos no relacionados con el ego que pueden intimidar a una persona para que no se acerque a un objetivo con confianza.

Tener miedo al fracaso es perjudicial para la propia capacidad de lograr cosas que uno considera importantes. Las personas que tienen un miedo subyacente a fracasar son más propensas a fijarse objetivos poco realistas para que, cuando fracasen, puedan decir que el objetivo era imposible de todos modos y que, para empezar, su fracaso no fue realmente culpa suya. También pueden establecer objetivos muy pequeños para que sea imposible fracasar del todo.

Otro factor que suele estar relacionado tanto con el miedo al fracaso como con el miedo al éxito es el fenómeno denominado Síndrome del Impostor (PI). Las personas que tienen PI dudan de sus propias capacidades, suelen atribuir su éxito a factores distintos de la capacidad personal y son más propensas a desestimar los elogios como meros halagos.

Fried-Buchalter (1992) descubrió que las personas que temen el fracaso y las que tienen PI muestran lo que en el fondo es una falta de confianza en sí mismas. Si no crees realmente en ti mismo y en lo que eres capaz, es más probable que huyas de tu verdadero potencial y evites perseguir tus mayores deseos.

La pasión, el trabajo duro, la motivación personal y la experiencia desempeñan un papel importante a la hora de determinar si persigues tus objetivos a largo plazo con entusiasmo o si te alejas de tu verdadero potencial. Pero aunque parezca que gran parte de tu actitud hacia los objetivos es innata y subconsciente, eso no significa que no puedas hacer algo para incrementar tus posibilidades de éxito.

Bonus: Cómo atenerse a los objetivos a largo plazo

Según Woolley y Fishbach (2016), la mejor manera de entrenarse para seguir trabajando en objetivos a largo plazo es combinar la actividad con recompensas inmediatas.

Mucha gente deja de trabajar para conseguir sus objetivos porque el proceso es demasiado laborioso y el final, tan aparentemente lejano que la experiencia resulta insoportable.

Las recompensas inmediatas funcionan porque los beneficios se perciben de forma instantánea y, por lo tanto, son más motivadoras para las personas que tienen predilección por la gratificación inmediata.

Por eso, si tu objetivo a largo plazo es estar sano, lo mejor es complementarlo con objetivos a corto plazo igualmente atractivos, como comer comidas sabrosas y abundantes que realmente te gusten. De este modo, obtendrás la recompensa a corto plazo (el sabor de la buena comida) y, al beneficiarte constantemente, también estarás más motivado a seguir con tu plan.

Otra gran opción es utilizar la tecnología a tu favor y buscar herramientas útiles para que establecer objetivos sea más divertido. Herramientas como TaskSpur, que te permite gestionar todos los objetivos de tu vida en un solo lugar y te recompensa por completar las tareas, o Habitica, que gamifica la fijación de objetivos como si se tratara de un videojuego, son excelentes opciones para añadir un elemento de emoción a la persecución de grandes objetivos.

Ahora te toca a ti

Alyce Cornyn-Selby dijo una vez:

“El autosabotaje es cuando decimos que queremos algo y luego nos encargamos de que no ocurra”.

Un poco de autoconciencia y una clara comprensión de por qué hacemos las cosas que hacemos pueden ayudarnos a reorientar nuestras acciones hacia objetivos más productivos.

Un comentario

4be5b9e9b390799c819008a60a6214ad
Comentado hace 6 meses Juan José

¡Estupendo artículo! No sabía nada del grit y me parece un enfoque muy a tener en cuenta. Todo el artículo me ha parecido magnífico. Gracias.

4be5b9e9b390799c819008a60a6214ad Juan José

¡Estupendo artículo! No sabía nada del grit y me parece un enfoque muy a tener en cuenta. Todo el artículo me ha parecido magnífico. Gracias.

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.